Make your own free website on Tripod.com

Home

Capítulo 6 | Capítulo 7 | Capítulo 8 | Capítulo 9 | Capítulo 10
El viaje a Jerusalén
Capítulo 9

Cómo la Dama de Trazegnies dio a luz a dos bellos hijos, uno de los cuales fue llamado Jean y otro Gérard

Acompañamiento musical

Bien habéis oído que cuando partió Gillion de Trazegnies había dejado a Marie, su noble mujer, embarazada y encinta de hijo que, por la gracia de Nuestro Señor, pudo llevar normalmente durante nueve meses.

Cuando llegó la hora, dio a luz a dos muy bellos niños. Este hecho dio lugar a una alegría muy grande entre toda su gente, así como entre sus parientes y vecinos. Los dos fueron bautizados. El primero que llegó al mundo fue llamado Jean y el segundo Gérard. No es de sorprender que la Dama manifestara una gran alegría cuando le trajeron a sus hijos, después del bautizo. Los miró muy fuertemente y se acordó del padre de ellos y de los pececillos que habían visto antes de que los concibiera. Entonces se puso a llorar muy tiernamente y a lamentar la ausencia de su buen Señor y marido, rogando devotamente a Nuestro Señor que lo quisiera traer pronto y a salvo a su lado. Cuando la noble dama pudo dejar el lecho, se puso a alimentar y cuidar de sus dos bellos hijos con mucha dedicación; porque ella no podía soportar que otra nodriza les diera de lactar.

Manuscrito Lord Devonshire: detalle mariposa en la orla.jpg

Cada día los veía crecer y desarrollarse. Jugar y solazarse con ellos era su mejor pasatiempo y en esta forma olvidaba su sufrimiento por la partida de su buen Señor.

Este se encontraba en Babilonia, prisionero del Sultán, del cual hablaremos dejando a la dama hasta que sea hora de hablar nuevamente de ella.